Noticias‎ > ‎

Un 2019 sin post-verdad

publicado a la‎(s)‎ 2 ene. 2019 6:53 por El Papel Latinoamérica   [ actualizado el 2 ene. 2019 6:54 ]

Aunque hace sólo un lustro el término post-verdad era prácticamente desconocido, en muy poco tiempo –poco más de un par de años– se ha vuelto increíblemente popular. En nuestro presente, paradójicamente, parece importar menos lo que ocurre que transmitir y retransmitir lo que “parece ser” importante, con la posibilidad de segmentar al máximo los destinatarios con una precisión que maravillaría a los teóricos de la publicidad del siglo que terminó.

Podríamos delinear, como hacíamos el año anterior, un macro panorama que permitiera establecer algunas direcciones. En esta ocasión ratificaremos lo que adelantamos hace doce meses respecto al replanteo en la comercialización, el papel de las tiendas físicas y la estrategia multicanal, en vías de consolidación, a diferente nivel, en nuestra región. Y aunque es tentador hablar del panorama internacional que enmarca nuestra actividad, que incluye ahora inusitadas guerras comerciales, quisiéramos insistir en lo que anticipábamos al comienzo y hacer una breve reflexión sobre mucho de lo que se difunde en la actualidad, en donde el objetivo más que informar suele ser viralizar. Si bien la popularidad de las grandes redes sociales nos ha llevado a la publicidad programática –la que vende audiencias segmentadas en lugar de espacios– la creciente desconfianza hacia algunas aplicaciones, justificada por hechos que comprueban la manipulación indebida, nos hace volver a insistir en la necesidad de puntos de referencia confiables.

Las publicaciones especializadas como la nuestra han investigado y comprobado siempre cada línea publicada, con la responsabilidad de saber que nuestros lectores confían en lo que decimos. Y esto, que se expresa de manera muy rápida, no siempre muestra el trabajo que significa generar contenidos confiables, donde en muchas ocasiones se desecha un dato -que parece interesante– por no poder comprobarlo con la fuente respectiva, buscando, en lo posible, contactar siempre a quien origina o es responsable de la información. Por eso también hemos ampliado nuestros espacios de comunicación y hemos definido -en plena era digital- encuentros cara a cara que recuperan y fortalecen la confianza que sólo transmite un cálido apretón de manos. Con la convicción de estar edificando un medio que prefiere eludir el prefijo “post” cuando se trata de hablar de la verdad, los invitamos a construir entre todos el mejor año 2019.