Noticias‎ > ‎

Mexico: Los grandes retailers copan la temporada escolar

publicado a la‎(s)‎ 10 oct. 2017 8:08 por El Papel Latinoamérica   [ actualizado el 10 oct. 2017 8:08 ]
Marchand - México
Marchand - México

En México, los meses de julio, agosto y septiembre proporcionan el 40% de la facturación anual en el sector de papelería, con ventas que superan los 6.800 millones de pesos.

Por esto mismo, es muy importante saber como se distribuye ese atractivo monto entre los diferentes actores. El precio puede ser determinante en muchos casos y si algún retailer concentra muchos de ellos tendrá asegurada una gran afluencia de público.

“En términos de mercado, el precio más competitivo lo tienen las cadenas mayoristas, porque están un eslabón antes del precio final al consumidor”, explicó Prisciliano Tavera, director del segmento de Papelería en la consultora Información Sistematizada de Canales y Mercados (Iscam).

A esta batalla se suman las grandes superficies que, aunque no sean especialistas, concentran una importante tajada de las ventas de temporada. Si a estas les sumamos lo que obtienen las cadenas que si están especializadas – como Office Depot y OfficeMax – el monto se incrementa y muestra el dominio de este tipo de establecimientos en el regreso a clases.

De acuerdo a un estudio realizado por Expansión, tomando los precios que exhiben estos detallistas en sus tiendas en línea, fue posible comprobar que los precios mas bajos -en un grupo de 10 artículos escolares básicos que pide la Secretaría de Educación Pública- los tiene Walmart, seguidos de la mayorista Marchand. La investigación reveló que hay diferencias interesantes de hasta un 30% entre Walmart y Office Depot, la cadena con precios mas altos.

“El autoservicio tiene un precio preferencial, pero solo en la temporada de regreso a clases. Esos meses, las cadenas castigan el precio, es una oferta de ancla para atraer a los consumidores a comprar útiles y hacer las compras de la despensa”, aclaró Tavera.

México es un mercado cada vez mas interesante con un gasto que se ha casi triplicado en los últimos cinco años en útiles escolares y libros, de acuerdo a datos proporcionados por Iscam. Hace un lustro el gasto por estudiante era de 1,600 y hoy las familias destinan entre 2,500 y 3,000 pesos para el mismo egreso.